Logo LuQentia Blanco

+ (34) 966 651 891

hola@luqentia.es

¿Qué es el mobbing laboral o el acoso laboral?

Hace unos días hablaba con Gerardo (socio de Luqentia) de algunas experiencias que había tenido en mis principios como trabajadora por cuenta ajena, ya que he tenido la suerte de trabajar en algunas áreas más obreras, y conocer, todas las áreas que forman parte de una estructura empresarial: aparadora, dependienta, cocinera, camarera … y de cómo las empresas estaban realizando un cambio positivo, que cada vez tenían mejores políticas de RSC, etc. y acabamos hablando de un trabajo fin de curso que hice en el FP Superior de Administración y Finanzas sobre el mobbing laboral, decidimos, que quizá, podríamos hablar de ello, porque estás cosas, pasan. La OMS comenta que casi el 17% de los trabajadores por cuenta ajena, sufre acoso laboral, ya sea por compañeros, por el superior directo (imaginemos una gran multinacional) o por el propio jefe. Decidimos hablar y «reutilizar» aquella información para poner nuestro granito de arena en este sentido. 

Podemos encontrar el significado de mobbing laboral en el término inglés To mob (atacar con violencia). Se trata de la acción de una persona o grupo de personas conducente a producir miedo o terror del afectado hacia su lugar de trabajo. Esta víctima de acoso laboral recibe una violencia psicológica a través de actos negativos en el trabajo de sus compañeros, subalternos o superiores, de forma sistemática y recurrente durante un tiempo prolongado.

Se pretende hostigar, intimidar, o perturbar hasta el abando del trabajo de la víctima.

La primera persona que estudió el mobbing laboral como violencia psicológica fue el sueco Heinz Leymann, en el año 1986 describió en un libro las consecuencias del mobbing, y utilizó por primera vez el término mobbing para referirse al problema.

En 1990, emplea el término mobbing laboral en el Congreso Sobre Higiene y Seguridad en el Trabajo que se celebró en Hamburgo.

¿Por qué se hace acoso laboral?

  • Por la empresa: estrategia empresarial para obligarlos a dimitir.
  • Por un compañero: para deshacerse de él o por ser molesto.
  • Por un empleado: para deshacerse de él o por ser molesto.
  • Por un superior: por ser una posible amenaza para el futuro.

Fases del mobbing laboral.

1. Desencadenante del conflicto.

El acosador aún no ha manifestado su potencial violento, la seducción va dirigida a la víctima.

Lo que busca el futuro acosador, es que viendo a su enemigo potencial, por cualquiera de las causas que la mente del perturbado encuentre, busca seducir, acercar, convertirla a su grupo para que deje de ser un peligro para el pseudo-liderazgo del acosador.

Si funciona la fase de seducción, se acabó el problema. Pero, si no es así, en el caso de que la víctima se resista a ser seducida, ocurre el desencadenante.

«Si no estás conmigo estás contra mi».

Aclaraciones:

– En el caso de ser la Empresa que busca la marcha del trabajador sin cobrar la indemnización: La seducción será la del empresario contándole la pena de que no hay trabajo y que se busque otro trabajo y que tiene toda su comprensión.

– Si es el caso de un compañero de trabajo a otro compañero: La fase de seducción será que baje su ritmo de trabajo o cualquier otro elemento que perturbe al perverso.

-Si es un empleado a su jefe/superior: Se nos ocurren varias opciones de seducción. Pero en estos casos el porcentaje es que pase a la segunda fase.

– Si es de Jefe a empleado, lo dicho, hacerle de su camarilla e intentar que no le haga sombra, es decir que todo su trabajo quede como logro de él o irá a por él.

Si falla la fase de seducción o si ni siquiera la hay, es decir, el futuro acosador se siente tan dolido/ ofendido /afectado que no perdona la ofensa, Cualquiera que sea, (está en su mente), comienza la Fase  2.

2. Comienzo del acoso laboral.

Comienza el acoso o comportamiento negativo del acosador = Hostigador, (compañero o superior o inferiores jerárquico o empresa), a causa del cual la víctima es objeto de un ataque sistemático durante un tiempo, (depende), de modo directo o indirecto, manipulandole, por parte de una o más personas, con el objetivo y/o efecto de hacerle un daño psicológico que le vaya mermando su capacidad de reacción.

3. Trascendencia y contagio laboral.

La respuesta del entorno laboral será la que determinará la resolución rápida del acoso o bien su implantación permanente, con el consiguiente daño en la salud del acosado.

Por tanto, el entorno es un elemento básico en el desarrollo o en la resolución del acoso laboral. Los cómplices (directos o indirectos) son los que magnifican las consecuencias de la conducta arbitraria, al permitir las actuaciones ilegales e inmorales del causante del acoso: «se le deja hacer».

Además, El superior jerárquico decide voluntariamente no hacer caso de las quejas del acosado y en su lugar da libertad al acosador para que se ensañe con vilezas de todo tipo.

En el caso de que el acosador no sea la propia empresa o el superior jerárquico, es claro que es la propia empresa la  principal responsable dentro de la dinámica del acoso laboral. Por lo tanto, es partícipe o es cómplice, por acción u omisión y será, (que lo sepa, si lee estas líneas), el responsable de los daños que sufra la víctima.

4. La empresa.

El acoso puede surgir en cualquier empresa, pero sobre todo si la organización del trabajo tiene una deficiente planificación y en otras porque forma parte integrante del «hacer» empresarial.

Tanto si se trata de una estrategia empresarial consciente, como inconsciente no debemos olvidar que reposa sobre la empresa el sufrimiento moral y físico del trabajador.

En la administración pública, especialmente en la universidad y en la administración sanitaria, es muy corriente el acoso laboral / mobbing amparándose en las guerras entre grupos de funcionarios.

La impunidad es absoluta si los superiores han decidido que el acosador «trabaje» a gusto sobre el acosado.

5. Exclusión del acosado de la vida laboral.

Consiste en la exclusión del acosado del mundo laboral, ya sea por despidos, jubilaciones anticipadas, invalidez, pérdida de la razón y a veces, incluso, con pérdida de la vida (suicidio, accidentes laborales mortales). La marginación es potenciada por «compañeros» deseosos de obtener beneficios o prebendas a expensas de los derechos usurpados al acosado y que serían incapaces de conseguir por los cauces ordinarios.

Además, en esta fase el personal subalterno (administrativos, becarios, residentes, personal en prácticas) aprovechan para hacer todo tipo de humillaciones, faltar el respeto al acosado, crear rumores malignos y comentarios vejatorios, falsedades y calumnias: todos quieren hacer «méritos» ante al acosador, al que temen con pavor y es quien reparte favores y consiente las conductas más miserables.

Son típicas las pequeñas canalladas que son reídas alegremente a la hora del café en contra de la victima el acosado y son hostigadas ya sea por el acosador o su camarilla creada al efecto.

Para rematar la «faena» el acosado debe estar en un sitio lo más incomodo posible, invisible del público, aislado de los compañeros y haciendo tareas inútiles o lo más rutinarias y repetitivas posible, para que el sentimiento de fracaso se vaya apoderando del acosado.

Al mismo tiempo, se crea un estado de opinión de que «es un personaje conflictivo», que «no se comunica» o «no participa», que «no se integra», etc.

Además de maltratado, se le imputa todo lo negativo que pueda ocurrir….

6. Daño psicológico, psicosocial y físico. Recuperación o enfermedad de por vida.

Debido al mayor conocimiento y difusión del proceso destructivo del mobbing, existen personas en la empresa (jefes y compañeros) que se niegan a agredir y también existen personas fuera de la empresa que ayudan a la reparación del daño recibido. Si ese no fuera el caso, es necesario acudir a los tribunales de justicia con toda la documentación acumulada y con buen asesoramiento legal.

Técnicas de acoso laboral.

  • Ataques a la víctima con medidas organizacionales: se le encargan trabajos por debajo de su capatización profesional, relegado a lugares de trabajo denigrantes, relegado a lugares y sin trabajo, todo ello con el fin de desmotivarle, o dejarle sin nada que hacer, como excusa para alegar posteriormente un bajo rendimiento. Criticar el trabajo de un persona de forma sistemática y destructiva, con el objetivo de minar su seguridad y autoestima.
  • Ataques a las relaciones sociales de la víctima con aislamiento social. Se le restringe a los compañeros la posibilidad de hablarle, no se le dirige la palabra, se le trata como si no existiese. Tratando de hacerle sentir lo más incómodo posible en su puesto de trabajo.
  • Ataque a la vida privada de la víctima. Críticas permanentes a su vida personal, dar a entender que tiene problemas psicológicos, burlas (imitar su voz, sus gestos, sus expresiones…)
  • Violencia física. Amenazas, movimientos hoscos (como levantar la mano, alzar la voz…). Por supuesto, sin testigos, o con testigos cómplices o mudos.
  • Agresiones verbales. Gritar o insultar, críticas permanentes a su trabajo, amenazas verbales.

En el libro «Niños sin etiquetas» de Alberto Soler, psicólogo, podemos observar esta imagen de la «escala de acciones consideradas maltrato». Si cruzamos la lectura de esta imagen con los datos anteriores, podríamos concluir que el mobbing laboral dispone de:

Maltrato laboral muy grave: gritar, amezar, insultar, agresión física (como golpear mesas, lanzar documentos de forma violenta, invadir el espacio personal…), abuso sexual y desatender necesidades básicas (como pueda ser la de que un trabajador se sienta seguro en su empleo según Maslow, y no maltratado).

Otras formas de maltrato laboral: ridiculizar, dificultar el descanso, obstaculizar la autonomía, no escuchar, etiquetar, ignorar, engañar, infundir el miedo y chantaje emocional/psicológico.

Víctimas del mobbing laboral

Las víctimas del acoso laboral o mobbing suelen ser mujeres, de entre 32 y 55 años, aunque también pueden convertirse en objetivo de esta clase de acosadores los empleados parte de un grupo minoritario o de una etnia diferente a la mayoritaria. Una encuesta realizada en 2017 muestra que “el 70% de los autores de este tipo de conductas abusivas son hombres, mientras que el 66% de todas las víctimas de acoso laboral o mobbing son mujeres”.

Según datos del Workplace Bullying Institute:

  • El 61% de los acosadores son jefes, el 33% de los perpetradores con compañeros con el mismo rango que sus objetivos y el 6% de los perpetradores eran subordinados que intimidaban a individuos con un rango más alto.
  • En el 7% de los casos, la intimidación fue generada por una combinación de bullies que operaban en diferentes niveles de la organización: jefes, compañeros y subordinados.
  • En el 63% de los incidentes, el acosador opera solo.
  • Los perpetradores masculinos prefieren atacar a las mujeres (65%), pero muchos atacan a otros hombres (35%); Por el contrario, el 33% de las mujeres acosadoras se dirigen a otras mujeres.
  • La ansiedad es el síntoma psicológico más común del acoso laboral, reportado en un 80% de los casos. Los ataques de pánico afectan al 52%.
  • La mitad (49%) de las víctimas informaron haber sido diagnosticados con depresión clínica. La pérdida de concentración, los cambios de humor, la tristeza y el insomnio generalizados fueron más comunes (entre el 77% y el 50% de los casos).
  • Existen otras enfermedades que pueden ser exacerbadas por esta clase de estrés: migrañas (48%), trastorno del intestino irritable (37%), síndrome de fatiga crónica (33%) y disfunción sexual (27%).
  • El 25% de las mujeres que esperan ser madres son víctimas de mobbing laboral.
  • Para detener el acoso laboral, el 65% de las víctimas terminan perdiendo su trabajo.

Los datos estadísticos anteriormente expuestos, me recuerdan 2 frases:

“Las empresas son un reflejo de la sociedad patriarcal. Menosprecian a las mujeres y eso se ve reflejado en la discriminación que sufren, tanto en salario como en acceso o la promoción. Este desprecio hacia las mujeres es una conducta machista que tiene consecuencias graves en la vida de las mujeres”, explica la socióloga, activista y consultora de género Ángeles Briñón.

“El acoso laboral por razón de maternidad, que repercute la salud física y psicológica de la mujer trabajadora (de manera remunerada) en edad fértil, embarazada, en periodo de lactancia o madre de hijos en edad preescolar”. Estudio publicado en Womenforplataform.

Consecuencias del acoso laboral.

1.Para la salud del acosado:

  • Olvidos y pérdidas de memoria.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Apatía, agresividad e irritabilidad.
  • Depresión, vómitos y náuseas.
  • Trastornos de somatización, como migrañas, cansancio, desarreglos digestivos,….
  • Dolores musculares, cansancio y debilidad.
  • Transtorno de ansiedad generalizada.
  • Transtornos de pánico.
  • Paranoia.
  • Síndrome de estrés postraumatico.
  • Adicciones.
  • Cambios permanentes en la personalidad.
  • Deterioro y embotamiento intelectual y pérdidas de memoria
  • Pérdida de la capacidad de concentración
  • Focalización y obsesión en el acoso padecido con exclusión del resto de las esferas vitales de la persona como familia y amigos
  • Aislamiento social y profesional
  • Incapacidad para experimentar placer
  • Insensibilidad o despersonalización
  • Abandono profesional
  • Constante situación de alerta
  • Alteraciones del sueño y del apetito
  • Mayor vulnerabilidad a las infecciones (conjuntivitis, otitis, catarros, etc)debido a la afectación sobre el sistema inmunitario.

La OMS señala que 1 de cada 6 personas presentan enfermedades por causa de maltrato laboral.

Según el barómetro Cisneros, estos son los síntomas más frecuentes:

  • Dolores de espalda 63%
  • Irritabilidad 54%
  • Bajo estado de ánimo 48%
  • Dolores de cabeza 48%
  • Dificultad para dormir 47%
  • Dificultades de concentración 43%
  • Sentimiento de inseguridad 35%
  • Llanto, ganas de llorar 35%
  • Agresividad 33%
  • Problemas de memoria 32%
  • Dolores de estómago 28%
  • Fatiga crónica 26%
  • Palpitaciones 24%
  • Pesadillas 24%

2. Consecuencias en las relaciones (su entorno):

Falta de empatia con el cónyuge, tensión con los hijios, aumento de conflictos en el ámbito familiar; aisalamiento y/o abandono, ya que se cansan de escuchar la obsesión del acosado. Rumores que se van extendiendo provocando la dificultad de encontrar trabajo relacionado con su actividad.

3. Económicas para el trabajador:

Además de la merma que supone una baja médica, también deberá costearse médicos particulares, abogado…

4. Económicas para la empresa:

Si es de manera indirecta, esta no participa en el acoso, verá como merma la productividad de los trabajadores. Si es de forma directa, las indemnizaciones por acoso pueden oscilar entre los 30.000 y 100.000€. Posibles accidentes laborales debido al agotamiento psicológico.

5. Económicos para la sociedad:

Costes médicos, bajas, judiciales, incapacitaciones laborales (algunos de por vida), listas de espera en la sanidad pública …

Baja recaudación de impuestos futura debida a una baja natalidad.

¿Estás siendo acosado/a laboralmente?¿A quién acudir?

Asociaciones de afectados: infórmese de las existentes en su zona. En Elche se encuentra la Asociación contra el Acoso Psicológico Laboral o Mobbing de Elche, comarca y Vega Baja. También se puede poner en contacto con el Servicio Europeo de Información sobre el Mobbing en el correo sedisem@yahoo.es.

Representantes legales: busque algún especialista en acoso laboral o mobbing, afiliese a un sindicato.

Médico y/o psicólogo especialista.

Estrategias jurídicas.

Defensivas: Inspección del trabajador, delegados de prevención, comunicación al departamento de RRHH.

Ofensivas: laborales, penales, administrativas.

Actuaciones laborales:

1. Principios vulnerados:

  • Constitución Española: Artículos 14, 15, 18, 20, 40 y 43. Principios de igualdad, del derecho a la integridad física, a la intimidad, a la propia imagen, libertad de expresión (teniendo su límite en el respeto hacia los demás), el derecho a la protección de la salud…. Estatuto de los Trabajadores: Art. 4.2 y 18.
  • Ley de Infracciones y sanciones del orden social Art.8.

2. Instrumentos jurídicos:

  • Artículo 50: Extinción por voluntad del trabajador.
  • Tutela de los derechos fundamentales y libertades públicas.

3. Posibles encajes en el código penal:

  • Art.147,148 (lesiones).
  • Art. 169,171 (amenazas).
  • Art.172 (coacciones).
  • Art.173 (trato degradante).
  • Art.184 (acoso sexual).
  • Art.311, 316, 317,318 (delitos contra derechos de trabajadores).
  • Art. 443,444, 445 (delitos cometidos por funcionarios públicos).

Prevención por parte de las empresas

Es responsabilidad del empresario prevenir el acoso laboral o mobbing, ya que es uno de los factores que pueden causar accidentes de trabajo y dañar la salud de los trabajadores. El incumplimiento del deber empresarial implica responsabilidades civiles y penales. Además, dentro de la RSC de las empresas se ven afectados ODS como:

  • Igualdad de género.
  • Trabajo decente y crecimiento económico.
  • Reducción de las desigualdades.
  • Paz, justicia e instituciones sólidas.
  • Salud y bienestar.

¿Qué puedes hacer como directivo o empresario para evitar el mobbing laboral?

Nosotros hemos puesto en prácticas las siguientes:

  • Descarta el estilo autoritario de dirección, ya que promueven conductas violentas y poco respetuosas y motivadoras.
  • Practica el liderazgo responsable.
  • Formación especifica para tus empleados y cuadros de mando.
  • Encuestas anónimas de satisfacción laboral.
  • Promover el crecimiento personal y profesional de los empleados.
  • Facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar/social.
  • Velar por el mantenimiento de un clima agradable de trabajo.
  • Organizar actividades fuera de la oficina que ayuden a establecer relaciones más cercanas entre los empleados (reuniones, cenas, etc).
  • Ser justo en los procesos de selección, otorgando los puesto de trabajo de acuerdo a la valía del profesional.
  • Evaluar de forma justa a los candidatos de las promociones internas, a fin de evitar posibles rencillas.

¿Y tú, cómo propicias un buen clima de trabajo? ¿Conoces a alguien que sea o haya sido víctima de mobbing laboral? ¿Has sufrido acoso laboral? ¿Nos cuentas tu experiencia? De forma constructiva, ¿qué crees que podría haber hecho la empresa o tu superior para evitarlo? Gracias por tu comentario.

Suscribete al Blog y recibe los últimos artículos para estar siempre al día:

Siguenos en Redes Sociales:

Somos Miembros de

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies